26 oct. 2010

El piropo más bonito

Hoy una amiga nuestra nos ha dicho a Mutante y a mí algo precioso: 
"¡¡¡Hijas de puuuuta!!! Os odio, no puedo dejar de leer la Hermandad de la Daga Negra, estoy enganchada. Ahora no puedo leer otra cosa". 
Nosotras también te queremos, guapa. Y un saludo a las (y los) que se han enganchado por nuestra culpa.


P.D.: Si alguien más nos quiere odiar, aquí dejamos el enlace de la página oficial de una autora muy querida en esta casa, J. R. Ward.   

Pincha en la imagen para acceder a la página de Ward

5 oct. 2010

Esos momentos...

... en que estás en el autobús leyendo "una de esas escenas" donde el autor no escatima en detalles (vamos, que los personajes le están dando al tema), tienes al lado a un niño que no para de mirar en tu dirección y te rayas porque no sabes si está leyendo o no.

¿Te sientes observado?
Autor: Abraham Pérez

2 oct. 2010

El Señor de las Sagas

Estimado Sr. George R. R. Martin:
Aunque seguramente no lea esto, no puedo evitar dedicarle unas palabras. Le escribe una “saga-adicta” (que no “saga-devoradora”, esa es Mutante) y como tal, me engancho fácilmente a cualquier saga. Mutante lo sabe y me recomendó la ya legendaria Canción de hielo y fuego. Así que en el 2009 me enganché y, como yo, picaron otros tontos tantos.
Fue entonces cuando me enteré de las últimas novedades, es decir, que no había novedad alguna: se habían publicado los cuatro primeros libros de una saga que supuestamente se compone de siete y la última publicación fue… en el ¡2005! Me trataba de animar pensando que, bueno, ya que había sabido de la existencia de esta saga un poco tarde, lo mismo tenía suerte y publicaban el siguiente libro cuando yo hubiese terminado de leer los cuatro ya publicados. ¡Ilusa de mí! Poco a poco, mientras a mi alrededor iban directos a por Festín de cuervos -libro iv-, yo remoloneaba en el tomo ii de Juego de tronos -libro i-. Me estaba angustiando un poco (bastante) porque veía un futuro muy negro a los protagonistas y, la verdad sea dicha, la estupidez de alguno de estos me sacaba de quicio. Ya me decían: “Uy nena, y lo que te queda por leer”. Pues sí, lo que nos queda a todos; a este paso ni mis nietos van a conocer el final de la saga. Casi doy las gracias por no ser una de los que comenzaron en 1996 a leer la saga.
Por todo esto sólo me queda decirle que ¡ánimo! y escriba señor Martin, escriba. Mientras tanto, nosotros pasaremos la espera leyendo sus otros libros,  jugando al juego de, valga la redundancia, Juego de tronos y, cómo no, esperando a la serie (¡gracias HBO por todo!), de la que aquí dejo el tráiler.


Un saludo,
Amante.